miércoles, 27 de julio de 2011

Frases De Araceli

Araceli:
Soy Araceli (muestra un cuadro suyo) Madariaga (muestra otro cuadro suyo)
Enrique, Enrique, ¡qué son Los Rancio!
¡Ya están Los Rancio tocándonos las narices!
¡Cómo es el alto standing! ¿eh?. Te amenazan, pero con una sonrisa.
Yo echo de menos vivir en el centro, en un edificio antiguo, sin ascensor, sin zonas comunes, con su patio interior maloliente, lleno de tendederos con calzoncillos, que abres la ventana por la noche y está lleno de adolescentes, todos borrachos ¿eh?, con sus calimochos. ¿Ya no te acuerdas cuándo teníamos que saltar indigentes para salir del portal?
(Descubre que su madre tiene guardadas muchas pastillas) Esto parece el vestuario del Tour de France
(A Enrique tras poner rejas) ¡Pero si lo estás convirtiendo en una jaula, parecemos los monos en el Zoo!.
(Cuando su marido Enrique está encarcelado) ¡Me siento la Pantoja!
Uy, no sabía yo que tenía esos "sess apils"
(La policia arresta a Enrique mientras los vecinos lo ven)
Leo: ¡Qué fuerte! ¡No sabemos ni quienes son nuestros propios vecinos!. Puede ser un dictador exiliado, un terrorista, un asesino en serie...
Araceli: O un imbécil, simplemente.
¿Y si lo vendemos y nos compramos un quinto, o un noveno? ¡Así si entra alguien por la ventana le pedimos un autografo, porque será Spiderman!0
A ver, Enrique, son azulejos para el baño ¡No Polonio para atentar contra Zapatero!
(Imitando a Enrique) Compremos el bajo Araceli, el bajo, que es más propenso a los cambios térmicos ¡es más fresquito! ¡Entonces los del ático han muerto! sus cadaveres se estarán descomponiendo.
Enrique ¿y si los matamos, a todos? La Matanza de Montepinar, Sangre, visceras... cuerpos desmenbrados...
(Discutiendo con su marido)
Araceli: Te he dado los mejores años de mi vida
Enrique: ¿Ah, que éstos eran los buenos? ¡Pues cómo serán los próximos!
Araceli: Gloriosos, porque esto se ha acabado, chao chao, arrivederci, bon voyage, ¡¡Vete a hacer puñetas!!
Tras reencontrarse con su familia
Enrique: Araceli, ¡exijo una explicación, y tu hijo también!
Fran: No, no, yo ya me iba a mi cuarto
Enrique: Escuchamos
Araceli: A ver, ahora qué lío... ¿Cómo fue? ¡Ah, sí! Yo estaba mal, sentía aquí como uuuuuuuf y aquí como uuuuuf y uuuuuf y dije pues me voy. Y me fuí.
¡Fran, qué grande estás!
¡Se me han cerrado todos los chakras!
(A Berta) ¡Qué manía de enviar a todo el mundo al infierno! ¿Qué vas, a comisión?
Enrique tiene menos estabilidad que la Duquesa de Alba en una cama elástica.
(Araceli decide hacer deporte)
Enrique: ¿No llevas mochila con bebida isotónica?. Araceli, es fundamental hidratarse durante la práctica deportiva
Araceli: Ah, bueno, pues chupo de la tuya. (Se ríe) Que suena fatal pero...
(De terapia con la psicóloga)
Judith: Pero a ver, que yo me aclare. ¿Tú no eras lesbiana?
Araceli: Sí, sí. Yo dejé atrás los penes y las barbas.
(Hablando de su relación con Reyes)
Reyes: Es que a veces pareces que tienes dudas...
Araceli: Yo no dudo ¿no serás tú la que duda?
Reyes: No, yo no dudo, pero tu duda me hace dudar
Araceli: A ver, no es que dude, pero si dices que dudo me entran dudas de si no serás tú la que duda porque cuándo dices que yo dudo se nota que dudas de mis dudas. Y eso me produce... dudas.
(Diálogo entre Reyes y Araceli)
Araceli: ¿Puedo ir a tu despedida de soltera?
Reyes: ... Bueeeno, vale, vente...
Araceli: ¡Pues ahora ya no quiero! ¡Yo me voy con mis amigas!
Reyes: ¿Qué amigas?
Araceli: ¡Pues unas que tengo muy locas!
Lo importante es tener alguien a quien quieras y te comprenda, ya sea hombre, mujer o... o nada más, porque ya no hay más cosas. Si no ya entramos en parafilias, o en zoof... um... ¿queréis más té?

No hay comentarios:

Publicar un comentario